“Decía también a la gente: «Cuando veis una nube que se levanta en el occidente, al momento decís: “Va a llover”, y así sucede..Y cuando sopla el sur, decís: “Viene bochorno”, y así sucede. ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo?” . Lc. 12, 54-56

De todos es conocida la situación de persecución y de crisis que en estos últimos años está sufriendo la Iglesia Católica:

Quitar la asignatura de religión de las escuelas, titularidad de las catedrales, inmatriculaciones, verdades y mentiras contra el clero, prohibición de los villancicos en lugares públicos, independentismo, disminución de la asistencia habitual al culto, envejecimiento de los feligreses, envejecimiento del clero, cierre de comunidades religiosas, seminarios, disminución de la natalidad.

Parece que se cumple la profecía de un joven teólogo en 1969 publicada en la Stampa:

“De la crisis actual emergerá una Iglesia que habrá perdido mucho. La Iglesia se volverá pequeña y deberá recomenzar más o menos desde los inicios No estará ya en condiciones de habitar los edificios que ha construido en tiempos de prosperidad. Con la disminución de sus fieles, perderá también gran parte de los privilegios sociales”. Recomenzará a partir de pequeños grupos, de movimientos y de una minoría que repondrá la fe en el centro de la experiencia. “Será una Iglesia más espiritual, que no se arrogará un mandato político flirteando ahora con la Izquierda ahora con la Derecha. Será pobre y se convertirá en la Iglesia de los indigentes”.
JOSEPH  RÁTZINGER

Ante esta situación, urge una iniciación cristiana, que debe hacerse en las parroquias para revitalizarlas, hoy ya sólo asiste a misa el 5 ó 10% de las personas que la componen: “Hay que pasar de una pastoral sacramental a una pastoral de evangelización. Hay que llevar la iniciación cristiana a todas las parroquias. Lo que se hace dentro de la parroquia, alimentar la fe con los sacramentos, llega a ese 10%, pero no al 90% restante que ya no tiene fe, y tenemos el deber de anunciarles el Evangelio, todo hombre tiene derecho a que le sea anunciado el Kerigma,  pero para eso hace falta como dijo ya el Papa San Pablo VI una iniciación cristiana,” antes o después del bautismo”.

Esperando que el Señor ponga en el corazón de tantos párrocos, el deseo de que juntos vayamos a recoger las ovejas perdidas, más de 80 hermanos, catequistas y responsables de las comunidades Neocatecumenales, de nuestra zona, (Tarragona y Tortosa), hemos estado de convivencia en la casa de Espiritualidad  Sant Enric d’Ossó en Jesús-Tortosa

En este encuentro que comenzó con un escrute de la Palabra preparatoria al Sacramento de la Reconciliación, presidido por el sr. Obispo D. Enrique y que terminó con la celebración de la Eucaristía, ha renovado en nosotros el deseo de servir a los pobres desde nuestro carisma recibido en el Camino Neocatecumenal y renovar en cada uno el alimento espiritual que necesitamos para seguir caminando hacia el Cristo vivo y resucitado.

Sr. Jordi Ubach
Camí Neocatecumenal