Francesc Gil de Frederic y Sans (Tortosa, 1702 – Hanoi, Vietnam, 1745) fué un sacerdote de la Orden de Santo Domingo. Misionero en Filipinas y Vietnam, fue martirizado. Es venerado como santo en la Iglesia católica.

Nace en Tortosa, en el número 6 de la calle Ancha, y es educado en la religión por su familia. Muy joven decide hacerse eclesiástico y a los quince años pide ingresar en el convento de los dominicos de Tortosa. Estucia en el Convento de Santa Caterina de Barcelona y en 1718 profesa. Continúa los estudios superiores en Barcelona y Orihuela y fué ordenado sacerdote en el convento de Tremp el 27 de marzo de 1727. Solicitó como misionero a Oriente y embarcó hacia Filipinas.

Llega a Manila en 1730, donde aprende Tagalot y es enviado a predicar a Luzón, a Bataán y Pangasinán. Después es enviado a Tonquín, actual Vietnam, donde predicó y trabajó, siendo llamado por los vietnamitas Ong-thanh-Té o Cha Té (padre Té), hasta que en 1937, durante el reinado de Trinh Doanh, es detenido en Luc-Thuy-Ha. Durante ocho años estuvo en la cárcel de Hanoi, sufriendo maltratos y enfermedades, pero continuaba haciendo postolado entre los otros presos (bautizó a 122 personas). Su entereza y constancia en la fe causaba la admiración de sus carceleros. Los cristianos de la región quisieron pagar un rescate para liberarlo, pero él se negó. Finalmente, el 22 de enero de 1745 es decapitado con el cominico Mateo Alfonso de Leciniana.

Veneració

Sus restos fueron entrerrados en Luc-Thuy-Ha. Fué beatificado por el Papa Pio X el 20 de mayo de 1960, i canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.