El sábado, a la hora del Ángelus, disfrutamos de la liturgia de la confirmación presidida por el Sr. Obispo de la diócesis de Tortosa D. Enrique. Más de 60 chavales alegrados por la presencia del Espíritu 2Santo y  la invitación libre y generosa a que formen parte desde ahora de los proyectos de cada una de sus vidas. El Sr. Obispo iba desgranando pensamientos que bien pueden conformar actitudes valiosas en la vida de estos esforzados jóvenes:  Que luchéis por mantener la alegría de la gracia de ser hijos de Dios; que viváis su presencia en vuestros corazones para ir presentando proyectos cristianos en vuestra vida; que Jesús jamás te abandonará, pase lo que pase, siempre pendiente de tus labios y pensamientos que pidan ayuda; que se note que eres cristiano en todos los planes que realices en tu vida;  que améis a quienes os rodean, que de tu boca fluyan palabras de amor, acciones de generosidad; que encierres en siete llaves cuando van a brotarte palabrotas que hieren la convivencia; que te vean alegre por estar luchando para conformar tu vida con la de Jesús; que no tengas miedo de casarte, o de seguir otro camino a su exigente llamada… y que cuando tú le vuelvas la espalda, escribe en tu corazón que Jesús jamás te olvidará y está siempre ansioso de que vuelvas tu rostro y se cruce su mirada con  la tuya, en los bellos sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía, que es tierna, maravillosa, misericordiosa y, no lo olvides, exigente amorosamente. A su lado se está muy bien. Ni un cabello de tu cabeza perecerá sin que Él lo sepa. Y ahí queda este reto: con tu perseverancia salvarás tu alma, que es lo que verdaderamente importa.

Manuel Ferrer

Álbum fotográfico