DOMINGO IV Tiempo Ordinario “B”

HEMOS DE VENCER AL MAL CON LA FUERZA DEL BIÉN 

El libro del Deuteronomio es como el testamento donde Moisés exhorta al Pueblo a permanecer fiel a Dios, que los ha liberado de la esclavitud de Egipto.

Los israelitas han experimentado que, escuchando a Moisés, escuchan a Dios: ¿qué pasará cuando muera Moisés?

Antes (v.9s) les ha advertido: “No aprendas a imitar las abominaciones de esas naciones”..

Ahora añade: “El Señor te suscitará de entre los tuyos un profeta como yo. A él lo escucharéis”.

Así el Pueblo podrá escuchar la voz cercana de un hombre-profeta al que Dios pondrá en los labios palabras divinas que antes escuchará, para así comunicar después todo lo que Dios le ordene.

“El profeta que tenga la arrogancia de decir en mi nombre lo que Yo no le haya mandado, o hable en nombre de dioses extranjeros, morirá”.

En el cp 7 de 1Cor responde Pablo a preguntas de los corintios: “Paso a tratar acerca de lo que me habéis escrito”. No es una exposición sistemática de la doctrina cristiana sobre matrimonio y virginidad.

En los v. 32-35 Pablo imagina una situación ideal: “el no casado se preocupa de las cosas del Señor”.

En el epistolario paulino el ideal de lucha para transformar la sociedad no está porque esperan la inminente Parusía. Por eso dice que no casarse es más digno y facilita vivir dedicado al Señor.

Pero sin forzar a opciones célibes imprudentes: “Con total libertad”.

En el evangelio el primero en descubrir la identidad divina de Jesús es “un hombre que tenía un espíritu inmundo”. Los discípulos tardarán en intuir el misterio de la identidad de su Maestro.

En la cultura judía el espíritu maligno es más poderoso e inteligente que el ser humano.  Por eso dice: “Sé quién eres: el Santo de Dios!”.

Hay conocimiento teórico sin reconocimiento práctico de adoración y fidelidad.

La pregunta retórica (“Jesús Nazareno, ¿has venido a acabar con nosotros?”) afirma una gran verdad: no se puede construir el Reino de Dios sin derrotar el Reino del Maligno.

José-Luís Arín Roig