DOMINGO XVI   “B”

Jesús vio una multitud  y se compadeció de ella 

Una colección de oráculos contra los últimos reyes de Judá forma la sección Jer 21-23, que acaba con el anuncio-promesa de un pastor que guiará el Pueblo tal como quiere el Señor.

Cuando la deportación a Babilonia, primero pensaban: Dios ya no defiende a su Pueblo de manera incondicional.

Los profetas hacen madurar el juicio mostrando que la salvación pasa por reconocer (23,10s) que el país está lleno de adúlteros -infieles a la Alianza-; y los más culpables son: reyes (21-22), sacerdotes y profetas (23,11)

Por eso Jeremías en nombre de Dios denuncia: ¡Ay de los pastores que dispersan y dejan que se pierdan las ovejas de mi rebaño!

El oráculo tiene triple fase: vosotros dispersasteis mis ovejas y las dejasteis ir sin preocuparos de ellas. Así que voy a pediros cuentas por la maldad de vuestras acciones.

Después, Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas y las volveré a traer a sus dehesas.

Finalmente les pondré pastores que las apacienten; y en un futuro lejano (vienen días), dando pleno cumplimiento a la gran promesa, daré a David un vástago legítimo.

La sección 2,11-22 es el punto central de Ef, dividido en tres partes: a) v.11-13 contraste entre el “antes” de los paganos lejos de Dios y el  “ahora” de los incircuncisos, que están cerca por la sangre de Cristo; b) v.14-18 humanidad reconciliada por Cristo que ha puesto paz entre los dos pueblos creando una humanidad centrada en Él; c) v.19-22 Cristo, piedra angular y protagonista en la construcción de la Iglesia al servicio de una humanidad pacificada.

El evangelio presenta un proyecto de vacaciones para los Apóstoles: Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco.

Se da la plena legitimidad: eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer.

Pero surge un imprevisto: Muchos los vieron marcharse; entonces fueron corriendo por tierra y se les adelantaron.

¿Qué prevalecerá: el proyecto inicial o la situación de la multitud que andaban como ovejas sin pastor?

Respuesta: Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor.

Por encima del derecho legítimo al propio descanso prevalece el deber de socorrer el hermano necesitado. Así Jesús primero se puso a enseñarles muchas cosas y después multiplicará milagrosamente cinco panes y dos peces.

Ilmo. Rdo. José-Luís Arín Roig