01-31 Festa Mossen SolEl día 31 de enero, en el Templo de la Reparación. se celebró la fiesta del Beato Manuel Domingo y Sol. Nació en Tortosa el 1836 y a los 24 años fue ordenado sacerdote en su ciudad natal, celebrando su primera Misa en la parroquia de San Blas. En 1883 fundó la “Hermandad de Sacerdotes Operarios” para dedicarse a la formación de futuros sacerdotes. Decía Mosén Sol: “La formación del Clero es lo que podríamos decir la llave de la cosecha en todos los campos de la gloria de Dios. Nosotros más que apóstoles parciales, hemos de ser moldeadores y formadores de apóstoles”. El año 1892 fundó en Roma el “Pontificio Colegio Español de San José” Su gran amor a la Eucaristía le impulsó a levantar Templos de Reparación y en 1903 realizó su sueño de edificar uno en Tortosa, donde descansan sus restos mortales. Murió en su querida ciudad, el año 1909. Su vida entera fue una pasión ardiente por el sacerdocio y su semilla está esparcida por muchas naciones del mundo. Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 29 de marzo de 1987.
La Eucaristía fue presidida por el Sr. Obispo, Mons. Enrique Benavent Vidal y concelebrada por el Delegado General de la Hermandad, Dn. Florencio Abajo Núñez y unos veinte sacerdotes.
01-31 Festa Mosen sol2Estaban presentes algunas autoridades municipales presididas por el Sr. Alcalde, profesores y miembros del antiguo colegio “San José” de Tortosa, religiosas y un buen número de tortosinos. Se inició la celebración con el canto: “Hem vingut aquí Senyor Jesús”. Los cantos fueron a cargo de KAIROI, Germans Maristes de Barcelona y con una gran participación de toda la asamblea.
En la homilía nuestro obispo, entre muchas cosas nos dijo que nos habíamos reunido para celebrar la fiesta del beato Manuel Domingo y Sol, fundador de la Hermandad de Sacerdotes Operarios del Corazón de Jesús. Un santo es un regalo de Dios a la Iglesia y esto es Mn. Sol. La oración colecta de la Misa nos indica la gracia especial que el Señor le concedió, que fue penetrar en el sentido de toda vocación, pero en especial de la vocación sacerdotal y el camino es la Palabra de Dios, que nos ayuda a discernir lo que el Señor quiere para cada uno de nosotros.
En la 1ª Lectura, el profeta Jeremías nos descubre que la vocación es un regalo del Señor. “Antes que estuvieras en el seno de tu madre, ya pensé en ti”. Dios respeta nuestra condición de personas libres, pero el secreto de la vocación es que antes de pensar nosotros en ella, El ya nos había elegido y nuestra decisión no es otra que una respuesta a la voluntad de Dios sobre nuestra vida. Dios había pensado en el beato Manuel Domingo y Sol para una misión muy concreta, que era fomentar las vocaciones sacerdotales.
En la 2ª Lectura, San Pablo nos descubre el alma de toda vocación sacerdotal y el alma del beato Manuel Domingo y Sol: “Sólo busco una cosa, alcanzar el premio, alcanzar al que Dios me llama en Cristo Jesús”. San Pablo se describe como alguien que ha sido alcanzado por Cristo y no busca otra cosa más que alcanzarle.
El Beato insiste en sus escritos que el sacerdote ha de sentir en su corazón el deseo de santidad. Este es el secreto del beato Manuel Domingo y Sol. En su vida no buscaba otra cosa que alcanzar a Cristo y esto lo cuidaba mucho en sus educandos. Hay que conocer a Cristo y tener un corazón abierto a las necesidades de la Iglesia. Quería compartir los sentimientos del corazón de Cristo. Tuvo una mirada abierta a las necesidades de la iglesia diocesana y de España y traspasando fronteras fundó el Colegio Español de San José en Roma.
Comentó también el Sr. Obispo, algunas palabras del Evangelio de San Mateo: “Cuando ve a la multitud como ovejas sin pastor, siente compasión… La mies es mucha y los obreros pocos, rogad al Señor de la mies que envíe operarios a su mies”.
01-31 Festa Mossen Sol1Agradecemos al Señor el don que hizo a la iglesia diocesana y a la iglesia universal por intercesión del beato Manuel Domingo y Sol y le pedimos que interceda al Señor para que nos de apóstoles: sacerdotes, padres de familia, educadores, catequistas… “La mies es mucha y los obreros pocos”. Roguemos al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
Continuó la solemne celebración que fue muy participada y al final, Dn. Florencio Abajo Núñez, Director General de la Hermandad dirigió unas palabras de agradecimiento a Dios por la vida de Dn. Manuel, por su palabra, su ejemplo, su obra y todo el bien que ha hecho. Sacerdote tortosino miembro del presbiterio diocesano. Por esto la ciudad de Tortosa, representada por su alcalde, está contenta y también la Iglesia de Tortosa está contenta, porqué ha presidido la celebración el Sr. Obispo, Dn. Enrique.
El santo apóstol de las vocaciones nos invita a revisar nuestras vidas, para que seamos santos cristianos y santos sacerdotes. Tenemos que elevar al Señor nuestra oración por todas las vocaciones y por los sacerdotes, para que el Señor mande vocaciones a Tortosa y a los Operarios. Mi acción de gracias junto con mi invitación, para que recemos diariamente por las vocaciones.
Después de venerar la reliquia del Beato, todos los que participamos de la Eucaristía, fuimos invitados a un piscolabis en la Cripta de la Reparación, “Espai Mossen Sol”.
Demos gracias a Dios por el regalo de Dn. Manuel Domingo y Sol, al igual que por los otros beatos y santos tortosinos.

María Joana Querol Beltrán