Esta mañana, día 24 de abril, ha habido un encuentro de los 04-24 Encuentro sacerdotal en Mig Camí2sacerdotes diocesanos en Mig-Camí, esta ermita tan querida de Tortosa, y que aquí ha sido un lugar de asamblea, de reunión entre muchos fieles cristianos, sobre todo  los Cursillistas, que titularon a su revista Mig-Camí, que era su órgano de comunicación. Nos hemos encontrado a media mañana y ha comenzado con el rezo de la Hora menor, luego ha habido una exposición, como un testimonio personal de Mn Eduardo García Salvador, cura de las Alquerías del Niño Perdido, y ha explicado sus experiencias sacerdotales en la diversas parroquias: la meditación del evangelio y su puesta en práctica. Ha sido como su reflexión pastoral, a lo largo de sus muchos años de sacerdote, ahora debe tener unos 74.

04-24 Encuentro sacerdotal en Mig Camí1Lo tengo esto por muy interesante, puesto que ha sido una vocación dedicada totalmente a Jesucristo y a la Iglesia de Dios en la diócesis de Segorbe-Castellón. Aunque estudió aquí las humanidades y la filosofía.

Ha habido un canto y luego un testimonio escrito, de un sacerdote diocesano y misionero, Mn Juan Alonso, leído por Mn. Jordi Centelles; luego el testimonio de un diácono, Jesús Cid, sobre la enfermedad y el dolor. También un canto, una oración y silencio. Que nos ha ayudado a todos a meditar

También nos ha dirigido sus reflexiones Mn. Ivan, que ha leído un escrito, de una religiosa misionera de la Consolación, María Dolores García Guimerá, que se encuentro en Mozambique, natural de 04-24 encuentro sacerdotal en Mig CamíMorella y que ha hablado sobre su experiencia de ayuda y acompañamiento de los sacerdote en su vida y su vocación religiosa. Todo lo cual nos indica la necesidad de los sacerdotes en la vida de los cristianos, parroquias y otras actividades.

Ha habido un rato de descanso, para charlar, cambiar impresiones y tomar café y luego adoración al Santísimo Sacramento, como centro de nuestro encuentro y de nuestra misión de anunciar a Jesucristo. Hemos recuperado el lugar de la Virgen de la Providencia como retiro y como lugar de oración. ¡Ajalá se volviera a recuperar como lugar de reflexión y de encuentro con Dios y conversiones!

Mn. Antonio Bordás Belmonte