El sábado, día 23 de abril, por la tarde, a las seis y media tuvimos la confirmaciones en L’Ametlla de Mar, eran 28, veinte chicas y ocho chicos, una celebración sencilla, austera, vivida e interesante; los 04-22 Confirmacions Amettla de Marconfirmandos, con los padres y padrinos llenaron toda la iglesia; con los cantos oportunos, que siempre solemos cantar en estas solemnidades, “L’Esperit del Senyor”, con la procesión solemne de entrada. Un saludo a todos los asistentes. El obispo Enrique comenzó la celebración y todo el mundo pendiente de su palabra; luego canto del aleluya, lecturas y todo el rito, presentación de cada uno y las palabras del obispo en la homilía.

Todo el acto vivido con mucha atención, la imposición de manos para la imploración del Espíritu Santo sobre todos, la renovación de las promesas bautismales, la más breves, y luego cada uno a recibir la crismación, que es una acto individual y corto, pero es un signo de Dios, como hacía Jesús, cuando derramaba sus dones. Es un momento impactante para cada uno, puesto esta elección libre de recibir la confirmación, hace que los que vayan lo hagan con ganas e interés.

Después la plegaria eucarística, como valoración de la presencia de Jesús, eucarística, que se hace presente y se da; nos situamos en la Iglesia apostólica. La comunión, la oración, el canto y el silencio de oración. Después de la postcomunión, y bendición se entonó el canto a la Virgen de Candelera, “Salve patrona de Ametlla y L’ona blanca”, que produce una especial emoción en todos y luego el obispo Enrique dio el diploma de la confirmación pronunciando el nombre de cada uno. Y una fotografía para el recuerdo de esta fiesta, que nos ayude a despertar en todos niños y niñas que van recibiendo los sacramentos, esta llamada de Dios que llega firme y que pide una respuesta. ¡¡Ojalá se produzca con la oración de todos un despertar a la vida cristiana!!.

Mn Antonio Bordás Belmonte