Nace en Ulldecona (Tarragona), el 12 de julio de 1859. Sus padres, Pedro Mongoche e Isabel Homs, tuvieron cinco hijos: 4 hijas religiosas, y el único varón murió siendo seminarista.

Josefa profesaba una tierna devoción a la Virgen de la Cinta, patrona de Tortosa. De responsabilidad comunitaria acendrada, admirada por su trabajo callado y sencillo. Por su profunda devoción a María, llegó a recitar de memoria muchos párrafos de las “Glorias de María”, que repetía y degustaba amorosamente. Era especialista en la costura y, de tal forma, que en sus últimos días esperaba la llegada del Señor aguja en mano. Especialista en confeccionar tocas para sus hermanas, aunque no pudo terminar la última aquel 20 de noviembre de 1936, porque a las 7 de la tarde se la llevaron en un coche de línea a cantar en el cielo los maitines de la fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen.